La hora del té

En 1973, en el condado de Yorkshire, en Inglaterra, tierra de grandes hábitos y tradiciones, en un paso a nivel, un tren expreso arrolló y partió en dos mitades un camión de basura, cuyo conductor, que quedó bastante maltrecho, fue localizado después a unos doce metros de distancia de la cabina. La colisión, además del salto estratosférico del conductor, provocó el descarrilamiento del expreso y varios heridos más entre los pasajeros.

Harry Featherstone, el guardabarreras encargado del paso, se había descuidado un pelín de su labor porque estaba tomando el té y se le había ido el santo al cielo con su exquisito sabor. Eso declaró en el juicio que se celebró a posteriori. Fue absuelto de todos los cargos, británicamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s